3 pasos que cambiarán tu vida para enfriar tu cerebro estresado

Cómo volver a cablear y mantenerte fresco bajo presión

Photo by Ahmed Zid on Unsplash

Trata de entender tu cerebro

Fuente: Foto de Ahmed Zid en Unsplash.

Si eres como la mayoría de las personas, es posible que ni siquiera conozcas tu propio cerebro y, sin embargo, tu cerebro sea quien eres. Es el jefe de tu mente y cuerpo. Por eso es importante saber en qué anda, especialmente cuando estás bajo presión. Con las técnicas de imagen modernas, los científicos han avanzado en nuestra comprensión de este órgano increíble y cómo funciona bajo estrés.
1. Conoce tu cerebro

Su cerebro es del tamaño de sus puños y pesa tanto como un melón: alrededor de tres libras. Aunque está compuesto principalmente de agua, el cerebro humano contiene hasta 100 mil millones de neuronas. Las neuronas se conectan a través de largos brazos de araña y se comunican entre sí mediante señales electroquímicas. Tu cerebro nunca se apaga. Es tu protector, activo todo el día, incluso cuando estás dormido, para mantenerte seguro y poder sobrevivir a esta cosa llamada vida. Su cerebro está precableado para explorar constantemente los mundos interno y externo en busca de amenazas y reaccionar automáticamente ante las amenazas percibidas, incluso si no son reales.

2. Ponte en contacto con tu cerebro de lagarto

¿Está esperando que se caiga el hacha o le preocupa que algo malo pueda pasar, aunque no haya una buena razón para ello? Esto se debe a que su cerebro de lagarto (o recuerdos de supervivencia en el sistema límbico) percibe que una situación actual es similar a un recuerdo que ya ha registrado, por lo que entra en modo de supervivencia para protegerlo. Digamos que te mordieron los perros cuando tenías cuatro años. Y cuando los amigos te presentan a su amigable Goldendoodle, te asustas. Su cerebro de lagarto tiene un sesgo de negatividad incorporado, diseñado para exagerar los temores y preocupaciones con el fin de protegerlo contra amenazas a toda costa. Cuando se percibe una amenaza (real o imaginada), su trabajo consiste en desconectar su corteza prefrontal (toma de decisiones, parte ejecutiva del cerebro), incluso cuando no existe una razón racional para ello.

La madre naturaleza está más interesada en marinarte en jugos de estrés para mantenerte vivo que en reducir tu estrés para hacerte feliz. El cerebro de su lagarto evalúa rutinariamente los riesgos formulando juicios sobre personas y situaciones. Y las experiencias negativas atraen la atención de su cerebro más que las positivas. En situaciones en las que se presionan los botones, puede sentir el momento en que su cerebro de lagarto descarga un tónico de enzimas que aceleran el corazón en el torrente sanguíneo. La adrenalina creciente y el cortisol actúan como un maremoto, secuestrando tus pensamientos y dejando que tus emociones se precipiten a la acción.

3. recompense su cerebro para mantenerse fresco bajo presión

Para completar el trabajo de la Madre Naturaleza, tu trabajo es ir más allá del modo de supervivencia y evitar el cebo cada vez que un pensamiento negativo te golpee. Los neurocientíficos tienen un viejo dicho: “Las neuronas que se disparan juntas, se conectan entre sí”. Al tomar una pista diferente bajo presión, puede reconfigurar los eventos estresantes actuales realizando una acción más positiva y obteniendo un resultado más tranquilo. Con algo de dedicación para cambiar sus antiguas respuestas al estrés, puede cambiar la forma en que su cerebro se activa en el momento. Esto se conoce como neuroplasticidad. De la misma manera que un corte en la mano regenera un nuevo tejido de curación, la flexibilidad del cerebro hace posible que las conexiones de las neuronas se vuelvan a cablear para que se adapten más positivamente en condiciones estresantes. Cuando estás agotado y empiezas a chisporrotear, puedes evitar la acción exaltada y enfriar tu cerebro de lagarto desafiando las amenazas percibidas. Al volver a conectar su corteza prefrontal, ofrece una perspectiva objetiva e imparcial sobre la situación estresante. Aquí hay algunos ejemplos de cómo hacer eso:

* Para obtener más claridad, hágase preguntas como “¿De qué tengo miedo y de dónde viene eso?” O “¿Cuáles son las posibilidades de que eso suceda realmente?” O “¿Qué es lo peor que puede pasar?”

* Señalar el lado positivo de una situación a la baja. Busca las rosas en lugar de las espinas. “Tuve que pagar más impuestos este año de lo que alguna vez he pagado” se convierte en “Gané más dinero este año que nunca”.

* Sea arriesgado y tome pequeños riesgos en situaciones nuevas en lugar de predecir resultados negativos sin sobresalir. “No conozco a nadie en la fiesta, así que no voy” se convierte en “Si voy a la fiesta, podría hacer un nuevo amigo”.

* Haga un esfuerzo para centrarse en las buenas noticias que se envuelven alrededor de las malas noticias. “Un tornado destruyó la casa de mi vecino” se convierte en “Su casa fue destruida, pero todos sobrevivieron y nadie resultó herido”.

* Evita volar cosas fuera de proporción y dejar que una experiencia negativa gobierne tu patrón de vida completo. “No conseguí la promoción; ahora nunca alcanzaré mis metas profesionales “se convierte en” No obtuve la promoción, pero hay muchos otros pasos que puedo tomar para alcanzar mis metas profesionales “.

#Chill: es una obviedad

Así que la próxima vez que estés a punto de despegar, llama a la corteza prefrontal de tu cerebro para que te ayude a permanecer en la plataforma de lanzamiento. Incluso cuando las experiencias positivas superan en número a las negativas, puede sentir que su vida está llena de eventos en su mayoría negativos que lo hacen sentirse nervioso, pesimista y sombrío. La clave es buscar el lado positivo en situaciones desagradables y observar y saborear resultados positivos para tener una perspectiva equilibrada. Una vez que te das cuenta de que las cosas generalmente no son tan malas como su cerebro de lagarto las registra, puedes respirar, alejarte de los factores estresantes y, con suerte, relajarte. No tienes que mirar a través de lentes de color rosa. Pero al llevar intencionalmente su corteza prefrontal a situaciones amenazadoras, crea una vida más fría por dentro y por fuera.

  • Resiliencia Emocional en Adolescentes ASD
  • ¿Vale más la vida de un perro que la de una persona?
  • La capacidad de toma de decisiones sorprendentemente buena de los narcisistas
  • Evitar las respuestas emocionales adversas a su adolescente
  • 12 sesgos comunes que afectan la forma en que tomamos decisiones cotidianas
  • Es solitario en la cima
  • Miedo a los falsos positivos
  • Crianza de los hijos: el uso indebido de la autoestima
  • Un estudio halla que las personas con TDAH son más propensas a morir prematuramente
  • Cómo predecir si debe quedarse o irse
  • Rigid Roles de Género: Enemigos de la Nueva Intimidad
  • 10 ideas para mejorar la alegría de aprender
  • La era de la credulidad
  • Un mensaje de San Valentín para familias con trastornos de la alimentación
  • Formas en que el sistema de recompensa y planificación puede salir mal - Parte 1
  • Consejos de trauma para comprender y sanar: parte 3 de 4
  • Por qué una vejiga vacía puede significar una billetera vacía
  • 8 maneras de perder amigos hablando de política
  • Previniendo "Pensamiento Grupal"
  • El potencial de la mente envejecida
  • Repensando el rosa: cómo comenzó este trabajo y por qué continúa
  • Por qué nos sintonizamos con la despedida de soltera: romance y lecciones aprendidas
  • ¿Vale más la vida de un perro que la de una persona?
  • El costo de una mujer frente al costo de un hombre
  • La protesta del "yo antes que tú"
  • La sabiduría de las emociones en el trabajo
  • Liderazgo 101: cómo el liderazgo ha cambiado en la última generación
  • Amor: la palabra no es la cosa
  • Los cónyuges pueden ser una vacuna contra el estrés
  • Lo que los padres no pueden hacer
  • Explorando un nuevo tipo de comunidad
  • Veamos la ciencia como una poderosa herramienta
  • The Bite Heard Round the World
  • Nalgadas y otras penas físicas-Revisited
  • Cuando los niños se van a casa
  • 10 maneras de mejorar la salud de su cerebro