15 consejos para facilitar la transición de la escuela secundaria a la universidad

Cambiando de ser un gran pez en un pequeño estanque a un pequeño pez en un gran océano.

Rawpixel/Pixabay

Fuente: Rawpixel / Pixabay

Mudarse es una experiencia estresante para cualquiera. Sin embargo, cada otoño, más de 20 millones de familias envían a sus hijos a la universidad, dando el salto a un entorno nuevo y desconocido y es probable que enfrenten nuevas rutinas, nuevas actitudes y perspectivas, y nuevos factores estresantes. Los adultos jóvenes pueden ser especialmente susceptibles a sentirse nerviosos y, a veces, inadecuados durante la transición.

En este post invitado, la psicóloga clínica Debby Fogelman ofrece conversaciones para tener y formas prácticas en que los padres pueden ayudar a sus hijos en edad universitaria a prepararse antes de comenzar su nueva aventura en un campus universitario. Claramente, enviar a su hijo a la universidad requiere mucho más de los padres que mover el equipo a un dormitorio.

El consejo del Dr. Fogelman:

No es raro que los niños que asisten a la universidad, que obtuvieron grandes logros y que confían en sí mismos en la escuela secundaria, pierdan su confianza, dudan de su capacidad de triunfar e incluso cuestionan su simpatía una vez que ingresan a la universidad. Algo de ansiedad o duda es normal.

Para los estudiantes que no están preparados, el ajuste puede ser inquietante. En la universidad, el estrés de estar lejos de casa puede crear una falsa creencia de que son inadecuados e incapaces de tener éxito. Las creencias irracionales pueden hacer que una persona sea vulnerable a la ansiedad y la depresión o llevar a conductas de afrontamiento destructivas.

Información útil sobre la transición para compartir

Nikolayhg/Pixabay

Fuente: Nikolayhg / Pixabay

Aquí hay 15 conceptos y consejos que querrá compartir y hablar con su hijo para ayudarlo a prepararse para la transición de ser un pez grande en un pequeño estanque a ser un pequeño pez en un gran océano.

1. Asegúrese de que sus expectativas sean realistas, por lo que los desafíos y los sentimientos asociados de duda que experimentarán durante esta nueva etapa se consideran normales y esperados. Si su hijo no tuvo que esforzarse mucho en la escuela secundaria para tener éxito, avísele sobre lo que viene: demandas académicas nuevas y más difíciles que pueden hacer que un estudiante de primer año se sienta desanimado y derrotado. Su hijo o hija puede falsamente concluir que ella no es lo suficientemente inteligente, y el esfuerzo sería inútil.

2. Dado que es normal que ocurran sentimientos fugaces de duda, explique que un sentimiento no es evidencia o una indicación de la realidad. Además, advierta a su hijo de la tendencia a hacer comparaciones como una forma de tratar de sentirse más seguro. Las personas no se crean por igual, y todos podemos encontrarnos deficientes de alguna manera.

3. El estrés en la universidad es un hecho que se puede manejar ejercitando el autocuidado, comiendo de forma saludable, durmiendo lo suficiente y realizando algún tipo de ejercicio u otra actividad para aliviar el estrés.

4. El estrés aumenta el pensamiento negativo y un patrón común que los estudiantes deben tener en cuenta es el pensamiento en blanco y negro o todo o nada. En el ámbito de la universidad, esto podría significar que cuando el rendimiento de un grado o uno es decepcionante o no alcanza las expectativas esperadas, se considera un fracaso total. Recuérdele a su hijo que cuando eran pequeños no podían usar un tenedor o atarse los zapatos después del primer intento; más bien, tomó tiempo dominar esas habilidades. Ayude a su hijo a reconocer que hay grados de éxito, y la perseverancia casi siempre dará como resultado una mejora.

5. Es posible que desee explicar que las calificaciones no son una medida de autoestima o potencial, o un indicador preciso del éxito futuro. Algunas personas son mejores examinadores que otros. Lo más importante es la ética de trabajo, la integridad y una actitud de hacer: estos son los rasgos que predicen más el éxito.

6. Las decepciones son inevitables y no deben verse como una indicación de un ciclo interminable de derrotas. Anime a su hijo a que preste atención a hablar por sí mismo o hablar, y reconocer que las palabras como “nunca” y “siempre” no son útiles; tales palabras causarán ansiedad y una sensación de desesperanza. Los pensamientos influyen en los sentimientos, por lo que cambiar tus pensamientos puede cambiar tus sentimientos.

7. Las limitaciones y las decepciones no son lo mismo que las fallas y los defectos. Incluso la persona más lograda no es igualmente fuerte en todas las áreas. Aliente a su hijo a usarlo como un criterio para medir la mejora, en lugar de comparar el rendimiento con los demás.

8. Eduque a su hijo que la evitación como estrategia, cuando se siente estresado e incómodo, no es útil; puede traer un alivio temporal, pero a la larga magnificará la amenaza de lo que se está evitando. Cuando eliges evitar una situación, te convences silenciosamente de que hay un peligro asociado con esa situación, y no podrás arreglártelas. Es importante que su hijo comprenda que la ansiedad experimentada no proviene de una amenaza real, como ser levantado a punta de pistola, sino más bien de un sentimiento. Los sentimientos son transitorios y no peligrosos, y desaparecerán. Inste a su hijo a avanzar.

9. Discuta que hacer algo nuevo es aterrador para todos y, aunque otros no se vean afectados por fuera, es probable que sientan lo que su hijo siente por dentro. Adviértale que no debe llegar a la conclusión de que hay algo mal porque otras personas parecen felices, seguras y se adaptan fácilmente cuando no lo están.

10. Si ha sido el defensor de su hijo durante muchos de sus años de crecimiento, las lecciones de asertividad serán útiles. Tome la vida con compañeros de cuarto como un ejemplo. Su hijo debe aprender la habilidad de expresar sus sentimientos de una manera directa y respetuosa. Cuando un compañero de cuarto sobrepasa un límite o ignora sus sentimientos, invitando a una tercera persona a pasar la noche en la habitación o desordenadamente, por ejemplo, enséñele que es mejor abordar el problema más temprano que tarde … antes del resentimiento establece en.

Explique el enfoque de usar declaraciones “yo” al expresar sentimientos en lugar de “usted”, que pueden sonar hostiles: “Me siento ansioso cuando la habitación está tan desordenada, ¿podría hacer un mayor esfuerzo para guardar cosas?” O “Me siento incómodo acostándome con un extraño en la habitación”. La asertividad no es inapropiada o agresiva, sino más bien un signo de respeto propio. Anime a su hijo a que se eduque a sí mismo en las habilidades de comunicación asertiva. Practique con su hijo si parece inseguro.

11. La procrastinación es una bandera roja. Por lo general, es un signo de sentirse abrumado y temer fracasar. La procrastinación, sin embargo, crea una profecía autocumplida porque si su hijo espera hasta el último minuto de su trabajo, probablemente faltará el producto. Sugiérale a su hijo que desglose la tarea en pasos pequeños y manejables que pueden completarse fácilmente. Hay un meme famoso: un viaje largo siempre comienza con un pequeño paso.

12. Aprender a resolver problemas es una habilidad vital para enfrentar situaciones: le enseña a su hijo a definir problemas para que no sean imprecisos y pueda encontrar posibles soluciones. Recomiéndele a su hijo que piense en tener un “Plan B” en su cabeza cuando nota un problema, ya que las cosas no siempre salen como usted desea o espera.

13. Ir a la universidad ya es un ajuste; es fácil sentirse solo y lleno de dudas. Los niños no necesitan que estos sentimientos se vean exacerbados por las redes sociales. Aliente a su hijo a limitar las redes sociales porque cuando las personas se sienten inseguras es fácil retirarse y sustituir las relaciones virtuales por relaciones reales.

Aquellos que están en las redes sociales a menudo corren el riesgo de atribuir su autoestima a la atención que reciben en estas plataformas y en las imágenes que ven. Recuérdele a su estudiante que las imágenes publicadas se seleccionan cuidadosamente para retratar una fachada deseada, y para provocar admiración, incluso envidia.

14. Transmitir que no hay vergüenza en necesitar apoyo adicional durante momentos estresantes. Su hijo puede pensar que pedir ayuda es una señal de debilidad o significa que algo anda mal con él. Exprese a su hijo que esto no es cierto y enfatice que tener la capacidad de pedir ayuda es un signo de fortaleza y una estrategia de afrontamiento saludable. Hablando sobre la opción de ir al centro de consejería universitaria si está angustiada, porque la mayoría de las situaciones se toleran más fácilmente cuando no se soportan solas.

15. Finalmente, ayude a su hijo a aprender a reírse de sí mismo, en lugar de avergonzarse o avergonzarse de las dificultades o limitaciones. Ninguno de nosotros es perfecto, y, paradójicamente, al aceptar nuestros caprichos y deficiencias, llegaremos a considerarnos perfectamente adecuados.

Un programa diseñado para abordar estos problemas con más profundidad y preparar a los niños para la universidad se puede encontrar en: www.preparetoleavethenest.com

  • Junot Díaz y la vida no tan breve y maravillosa de #MeToo
  • Los poderosos efectos del apego en las cosas que te interesan
  • Enfermedad crónica y vergüenza
  • ¿Deberían los niños y niñas recibir educación sexual por separado?
  • Gulliver en el Antropoceno
  • La esposa, una crítica de cine
  • Oprah, That Speech, y Fierce Feminine Leadership
  • ¿Por qué me siento tan inadecuado?
  • El regalo de Erikson: las tareas de desarrollo de la edad adulta
  • ¿Estás luchando secretamente con un desorden alimenticio?
  • ¿Por qué es tan importante la historia de Mandy Moore?
  • Aziz Ansari, 100 mujeres francesas, "Caza de brujas" y Backlash
  • ¿Por qué fallan los programas de diversidad?
  • La salvación: convertirse en mí
  • Retos sociales de la escuela media
  • Tratar con los narcisistas: dos consejos de Shakespeare
  • Disenhancement masculino
  • Cómo evitar que un estudiante piense
  • Elegir una universidad cuando eres neurodiverso
  • Cómo su infancia causó ansiedad y perfeccionismo
  • Mantener la positividad del cuerpo ante la crisis de la obesidad
  • Tratar con un trauma no resuelto
  • Cómo mantener el progreso después del trauma
  • 5 consejos para superar rápidamente la vergüenza y la ansiedad a largo plazo
  • ¿Puede la terapia grupal ayudar con los problemas de relación?
  • ¿Por qué los amigos nos cortan?
  • Cómo escapar Ruts, realmente
  • Sufrimiento y Trascendencia
  • Lo que los adultos pueden hacer para ayudar a los niños a poner fin a la intimidación
  • ¿Por qué me siento tan inadecuado?
  • Odio hacer ejercicio?
  • Escritura expresiva aumenta la resiliencia entre jóvenes encarcelados
  • Tres herramientas para hacer un cambio duradero
  • Perros y culpa: simplemente no lo sabemos
  • Diez consejos para tratar con vecinos que tienen sexo fuerte
  • ¿Qué pasa si Junot Diaz mantiene su máscara puesta?