10 cosas que los animales nos pueden enseñar sobre ser humano

Una tarde de noviembre en mi cuarto año fuera de la escuela de veterinaria, atendiendo a la primera ola de pacientes que acudieron en masa a nuestra clínica para recibir atención de emergencia, un solo perro en una bruma inconsciente cambió para siempre el curso de mi carrera: Pongo, un 2 Retriever con un abrigo plano golpeado por una camioneta que pasaba a toda velocidad por la puerta de su casa, estaba tendida ante mí sobre una manta. No era mejor para toda la medicina moderna y mi entrenamiento lo había ofrecido; sus signos vitales disminuyeron fatalmente más que cuando había llegado varias horas antes. Desgastado por la embestida de todos los casos de la noche, me rendí a una ola de frustración y me hundí exhausto en el suelo, con poco más para ofrecer a Pongo a excepción de mi brazo sobre su pecho, una suave palabra y un toque suave. Sin embargo, desde este simple acto de cuidado, en menos de una hora, lo vi recuperarse completamente en cuerpo y espíritu.

Durante los últimos 20 años, desde esa noche con Pongo, he pasado la mayor parte de mis horas de trabajo estudiando animales y las conexiones profundas que compartimos con ellos. Como especialista en medicina conductual veterinaria, he profundizado en la vida interior de las criaturas de las ballenas, los lobos y los leopardos en ratones, perros y gatos, y me he sumergido en el mundo desde su perspectiva. En mi libro, El alma de todas las criaturas vivientes: lo que los animales nos pueden enseñar acerca de ser humanos , considero verdades clave que aprendí a lo largo de los años sobre los animales y nuestras relaciones con ellos: rasgos básicos que compartimos, formas en que diferimos y cómo, al percibir el mundo como lo hacen, podemos enriquecer nuestra propia apreciación de la vida. Inspirado por los animales que he llegado a conocer a través de los años, así como a las personas que han tocado, el libro viaja a la vida de nuestras criaturas para descubrir que podemos aprender del tiempo con ellos.

A continuación hay 10 lecciones que nos ofrecen los animales que podemos aplicar a nuestras vidas en este momento:

1. Saborea el momento.

Los animales, por su propia naturaleza, viven enfocados en el momento, mientras nosotros, como humanos, con demasiada frecuencia nos distraen los pensamientos sobre el pasado y el futuro: una pelea con un amigo anoche, la evaluación del desempeño con nuestro jefe mañana o nuestra creciendo para hacer la lista para la próxima semana. Al tomar nuestro ejemplo de los animales y darnos cuenta de cada momento presente, podemos encontrar la oportunidad de apreciar más plenamente lo que está sucediendo en este momento en nuestras vidas.

2. Presta atención a tus instintos.

Alertados y atentos a cada uno de sus sentidos, los animales responden a las señales sobre el mundo que les rodea confiando en sus instintos y actuando sobre ellos. Cuando racionalizamos en nuestras mentes humanas lo que nuestros instintos pueden decirnos que tomemos nota -o ignorar lo que nuestros sentidos nos transmiten- nos arriesgamos a descartar señales importantes sobre eventos, circunstancias y las personas que nos rodean. Al prestar atención a nuestros sentidos y reconocer nuestros instintos, nos abrimos a nuevas opciones y oportunidades.

3. Mantente enfocado en lo que es más importante.

En aquellos días en que parece que todo ha ido mal y llegamos a casa agotados y agotados, nuestros compañeros animales nos saludan devotamente con ofertas infalibles de amor y afecto. Incluso en aquellos momentos en que podemos hablar con dureza hacia ellos o ignorarlos por completo cuando entramos por la puerta, esperan entre bastidores el momento por venir cuando, al fin, les prestemos atención. Y en su paciente devoción, sirven como recordatorios de cuánto valoramos conectarnos con otros y compartir nuestros corazones.

4. No te empantanes en las palabras.

A medida que nos comunicamos con familiares y amigos, con frecuencia pensamos en confiar en las palabras. Sin embargo, a menudo olvidamos considerar las muchas otras formas en que retratamos nuestro mundo interior. El tono de nuestra voz, nuestras expresiones faciales, nuestra postura, nuestros movimientos, los olores liberados por nuestra piel para flotar en el aire comunican nuestros pensamientos, emociones e intenciones, a menudo de manera más confiable que las palabras que elegimos.

5. Tómese tiempo para descansar.

Con el ritmo acelerado de nuestras rutinas diarias, es muy fácil llenar nuestros días con un flujo constante de actividades: lugares para estar, personas que cumplir, tareas que cumplir antes de que sea demasiado tarde. Pero, siguiendo el ejemplo de nuestros perros y gatos, los leones en el zoológico, un halcón posado en un árbol que domina la carretera que observamos desde el automóvil, podemos tomar momentos tranquilos para descansar un poco y darnos tiempo para relajarnos y relajarnos. reflejar.

Bo y el presidente

6. Recuerda jugar.

En medio de nuestros días, cuando sentimos las presiones del trabajo o en el hogar, un merecido descanso en tan solo unos momentos, de la tarea que tenemos a mano podemos aligerar nuestra carga y ayudar a aliviar nuestras preocupaciones. Desde labradores hasta Bengals y lobos de madera y leopardos, las criaturas que nos rodean rutinariamente juegan a inventar, descubrir y traer alegría a su día.

7. No te tomes a ti mismo tan en serio.

Ya sea rodando con hierba gatera o abalanzándose sobre cuerdas, nuestros gatos saltan al juego completamente absortos en su juego sin preocuparse por cómo pueden aparecer ante nosotros o los demás que los miran. Del mismo modo, nuestros perros mientras persiguen una pelota, olfatean las farolas o se roen un hueso disfrutan de sus pasatiempos sin preocuparse por cómo pueden mirar a los transeúntes. Dejando ir a nuestro crítico interior y los juicios de los demás, podemos abrazar más plenamente esos momentos que disfrutamos.

8. Suelta el apego para estar bien o mal.

La evolución favorece a las criaturas que se enfocan en lo más importante: encontrar comida, mantenerse saludables, descansar, reproducirse y cuidar a los jóvenes. Cuando nos aferramos a nuestro sentido de orgullo y auto importancia, nos arriesgamos a perder los resultados y resultados que más queremos. Dejar ir nuestro apego a estar bien o mal nos libera para alinearnos con lo que más valoramos.

9. Practica el perdón.

Mientras que los animales, sin duda, sufren la pena, la desgracia y la miseria, se mueven más allá de ellos con mayor aplomo que los humanos a menudo. La continuidad de sus vidas tiene prioridad sobre la revivificación del pasado. Cuando las palabras y los hechos vuelven a jugar en nuestras mentes, como las criaturas que nos rodean, podemos dar como antes con gracia y ecuanimidad.

10. Ama incondicionalmente.

En la presencia silenciosa de las criaturas que nos rodean, solos en el sofá con nuestro perro a nuestro lado o un gato descansando cómodamente acurrucados en nuestro regazo, sentimos su consideración por nuestros pensamientos y sentimientos, y respondemos sin reservas. Si elegimos, podemos hacerlo, también, entre nosotros.

Related of "10 cosas que los animales nos pueden enseñar sobre ser humano"